En memoria del Prof. Dr. Warwick Estevam Kerr

publicado en: Uncategorized | 0

A los 96 años de edad, falleció el 15 de septiembre el Profesor Warwick Estevam Kerr, Ingeniero Agrónomo y científico genetista reconocido internacionalmente.

Fue miembro de la Real Academia de Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, recibió el título Honoris Causa de la Universidad Federal de Maranhao. Trabajó en las Universidades de Ubêrlandia, Maranhao y de San Pablo, entre otras, así como en varias instituciones de apoyo a la investigación.

Estuvo al frente de la Sociedad Brasilera para el Progreso de la Ciencia, fue director del Instituto Nacional de Investigación de Amazonia entre 1975-1979 y 1999-2001.

Con amplios conocimientos en biología evolutiva, direccionó sus trabajos articulando conceptos de genética y la idea de la selección natural. Orientó su trabajo académico a las abejas melíferas y a la comprensión del comportamiento y biología de las abejas nativas, e impulsó estudios de biodiversidad de la Amazonia. En este último campo, trabajó con las comunidades aborígenes respetando el profundo conocimiento que las mismas tenían de la región y compartiendo la visión de la importancia de la biodiversidad.

En 1956 introdujo la abeja africana en Brasil, a partir de la cual se produjo el polihíbrido conocido como abeja “africanizada”. Trabajó también con vegetales y descubrió una variedad de lechuga con 20 veces más contenido de vitamina A que las variedades conocidas.

Formó varias generaciones de investigadores, se caracterizó por su cordialidad, espiritualidad, y generosidad incentivando a los jóvenes. Siempre con una sonrisa y gran consideración dedicaba el tiempo por igual tanto a alumnos de grado como a reconocidos investigadores. En eventos científicos, leía uno por uno los posters de los jóvenes realizando motivadoras sugerencias al autor.

Nos dejó, pero vivirá y estará siempre presente a través de su legado científico, de conocimiento, de educación, de compromiso, y por haber sido un maravilloso ser humano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *